Cantar es mágico

Print

De qué se trata

Las investigaciones demuestran que cantar canciones ayuda a impulsar el desarrollo del cerebro de tu bebé. Pero eso no es todo. Cantar también ayuda a formar un vínculo íntimo entre tú y tu bebé, aporta una sensación de calma (¡a todos nos viene bien!) y ayuda en el desarrollo rítmico desde el nacimiento. No te preocupes si no te gusta tu voz para el canto ni te sientas ridículo/a al recitar canciones de cuna en voz alta. Tu voz es realmente mágica para los oídos de tu bebé.


Cómo hacerlo

Qué necesitarás:

La manera más sencilla de incorporar el canto en tu rutina es pensar en él como si fuera la banda sonora de su día juntos. Canta una canción durante el desayuno, en el auto, durante el baño, mientras juegan o mientras hacen tareas como doblar la ropa limpia. Mira a tu bebé a los ojos mientras que cantas y señala objetos mientras recitas sus nombres. Incluso puedes inventar canciones divertidas con la melodía de otras canciones conocidas, como: “¡Tus deditos dónde están! ¡Naricita ven acá!” Señala los dedos y la nariz de tu hijo/a mientras cantas. A tu bebé le encantarán estas interacciones simples.

Consejo:  ¡Descarga “Canciones, rimas y juegos con las manos en inglés y en español” para encontrar letras de canciones! 

Beneficios

Esta actividad ayuda a que el cerebro de tu bebé desarrolle:

  • Habilidades motrices gruesas
  • Habilidades motrices finas
  • Ritmo
  • Habilidades de escucha y rastreo visual